Metropolis ( Metrópolis ) es una película muda de 1927 dirigida por Fritz Lang, considerada la obra maestra del director.

Lang establece la película en un futuro distópico (en 2026 , exactamente 100 años después de la producción de la película) en la que las divisiones de clase parecen estar acentuadas. La película se encuentra entre las obras simbólicas del cine expresionista y es universalmente reconocida como un modelo de gran parte del cine moderno de ciencia ficción , habiendo inspirado películas como Blade Runner y Star Wars . [1]

Parcela

En el futuro 2026, un grupo de industriales ricos gobernarán la ciudad de Metrópolis desde sus rascacielos y obligarán a la clase proletaria relegada al subsuelo de la ciudad a trabajar continuamente . El dictador emprendedor es Joh Fredersen, que vive en la cima del rascacielos más alto; su hijo Freder vive en cambio en un jardín eterno e irreal poblado por doncellas sensuales.

De repente, la profesora y profetisa María irrumpe en el jardín, acompañada de los hijos de los trabajadores, que lo invita a mirar a “sus hermanos”. Freder está tan impresionado por la visita de esta mujer, que decide visitar el subsuelo y de inmediato se da cuenta de las condiciones inhumanas en las que los trabajadores están obligados a trabajar, que incluso si están agotados no pueden cometer el más mínimo error, de lo contrario la explosión de la La “máquina M” con la que lidian y la muerte de los menos afortunados, evento al que asiste el propio Freder. Todavía bajo las alucinaciones, debido a las explosiones y humos de las plantas, ve a la Máquina M como un gran Moloch tragándose a sus víctimas humanas. [2]

Molesto por tanto horror y brutalidad, decide hablar con su padre para hacer que las cosas cambien, pero a su padre solo le preocupa la amenaza de que el incidente pueda afectar su poder. El Jefe de la Máquina del Corazón, Grot, trae a Joh algunos mapas encontrados en las ropas de los trabajadores muertos en el accidente automovilístico M. Joh, como resultado, dispara en el maletero al ayudante Josaphat por no haber informado a tiempo del accidente y mapas encontrados en el bolsillo para los trabajadores. Freder, desaprobando la elección de su padre, persigue al asistente y lo salva del suicidio . Luego, el viaje comienza en los suburbios de Metropolis para ponerse en contacto con sus conciudadanos, sin saber que, mientras tanto, su padre ha contratado a un espía, el Smilzo, para que lo siga.

Freder decide fingir ser un trabajador para vivir el duro trabajo de sus trabajadores sobre su propia piel: le da la ropa al trabajador 11811, ahora agotado por la fatiga, y lo reemplaza a la máquina. Su trabajo es mover continuamente las manos sobre una rueda para unir dos luces que se iluminan en el borde. En una visión, su máquina se convierte en una enorme esfera de reloj que marca diez horas, las diez horas del turno, y cuando está a punto de terminar, parece regresar amenazadoramente hacia atrás. Pronto Freder se da cuenta de las condiciones inhumanas en las que los empleados de su padre se ven obligados a trabajar, obligados a soportar calor, humos y horarios imposibles que los debilitan en el umbral del desmayo. Al final del turno, un trabajador conspirador, confundiendo a Freder por un colega,

Esta mujer es María, que acogió los trabajadores agotados por el trabajo de contar la historia de la Torre de Babel : como la torre de Babel fue construida por esclavos para acercarse al cielo, el Metropolis fue construido a partir de los brazos del proletariado para hacernos vivir los ricos. María predica la paz futura y el advenimiento de un mediador que ponga fin a las maldades cometidas por los capitalistas sobre los trabajadores. Estos, sin embargo, agotado por la jornada de trabajo duro, escuchar con palabras a medias de María y uno de ellos dijo en voz alta para no estar esperando por mucho tiempo. Mientras que los trabajadores abandonan, Freder permanece arrodillada, embelesado por las palabras de María mucho que se enamoran. Este amor es correspondido por la joven, que le da un beso y le da una cita a la catedral para el día siguiente.

Mientras tanto, Joh visita al profesor CA Rotwang, un científico loco con una prótesis en lugar de su mano derecha, inventor de las máquinas que manejan la ciudad. Rotwang vive aislado en una casa vieja, luchando por la pérdida de Hel, la madre de Freder que murió en el parto, quien eligió a Joh en su lugar. El científico todavía se arrepiente y mantiene un busto en casa. Rotwang le presenta a Joh su último invento: una ” máquina hombre “, capaz de reemplazar al hombre completo. El prototipo robótico se convertirá en un androide de aspecto femenino indistinguible de una persona en la carne.

Joh le pregunta al inventor qué representan los mapas que encontraron en sus bolsillos para los trabajadores: el inventor entiende que estas son las catacumbas , ubicadas en un tercer nivel de la ciudad, debajo de las casas de los trabajadores. Haciendo un signo de seguirlo, lo guía a través de un intrincado camino que los llevará a escuchar el discurso de María. Joh se da cuenta de que el hijo no estaba del todo equivocado cuando habló de posibles revueltas obreras y por lo tanto decidió tomar contramedidas, instruyendo al inventor que secuestrara a María para darle apariencia al robot, a fin de poder controlar el mal humor de los trabajadores a través del Predicación de una falsa María.

El inventor secuestra a la mujer y, mediante un dispositivo basado en ondas electromagnéticas , copia la exterioridad de Mary y la transfiere al robot, HEL. El Maria-robot es enviado a un burdel en el área de entretenimiento de Metrópolis, Yoshiwara, en presencia de la aristocracia Metropolis, actuando en un striptease en el que revela las gracias recibidas por la humana-Maria; el público, todos hombres, permanece boquiabierto por la belleza de la mujer y se desata en concursos y locuras dictadas por la lujuria sin restricción de la mujer robot, encarnación de la ramera de Babilonia . En la escena, la falsa María aparece en un monstruo que evoca el Apocalipsis de Juan .

El joven Freder, después de descubrir el robot en la oficina de su padre y convencido de que es la verdadera María, enferma y es víctima de terribles alucinaciones. María todavía está en la casa de Rotwang, donde este confiesa haber programado el robot para que los trabajadores destruyan las máquinas, contraviniendo las instrucciones de Joh, su antiguo rival en el amor; así que te insto a que te quedes con él. El robot Mary roba a los trabajadores que no parecen comenzar la “revolución”: solo Freder (con la ayuda de Josaphat) entiende inmediatamente que el que está hablando no es la verdadera María, pero no se cree porque es reconocido como Freder, el hijo del dueño y por esto es golpeado y expulsado del subsuelo.

Los trabajadores se rebelan, salen en masa del subsuelo. Maria-robot misma insta a no dejar atrás hombres ni mujeres. Joh, aconsejado por Grot acerca de la situación, da órdenes de abrir las puertas y dejar que la multitud alcance el auto del corazón ( Herzmaschine)), el generador que impulsa la ciudad. La destrucción del generador causaría la inundación del subsuelo, y por lo tanto de las casas de los mismos insurgentes. La falsa María, a la cabeza de los rebeldes, sobrecarga el generador, que explota. Metrópolis, el reino del lujo y el bienestar, se derrumba: el majestuoso sistema de iluminación deja de funcionar y las empinadas calles de la ciudad se convierten en un cementerio de hojas de metal. Joh se da cuenta de lo que sucede después de ir a la casa de Rotwang para obtener consejos y descubrir el plan de destrucción de este último: tomado por la desesperación, aturde al científico, permitiendo a Mary escapar y salvar, junto con Freder, los niños encarcelados en el subsuelo inundado.

Joh está desesperado por la desaparición de su hijo, y Smilzo le recuerda que al día siguiente tendrá que dar cuenta a miles de personas enojadas por lo que les sucedió a sus hijos en la ciudad subterránea. Mary desciende a la ciudad subterránea para tratar de sofocar la rebelión, pero permanece aislada de la caída de los ascensores causada por la explosión. Mientras tanto, los trabajadores, felices de haber destruido las causas de su opresión, bailan y cantan alrededor de las máquinas; el guardián de la máquina central Grot, que les recuerda que no habían pensado en las consecuencias de su trabajo, piensa en sus consecuencias, que con la destrucción de las máquinas sus casas se habrían inundado y dentro de ellas había sus hijos .

Incluso los trabajadores, después de haber escuchado las palabras del jefe de los trabajadores, caen en un estado de postración y en medio de la furia vengativa deciden castigar a quien los ha llevado a la rebelión, María. Inicialmente capturan a la verdadera María, que logra escapar escapando de Yoshiwara. Para un intercambio de suerte, los rebeldes capturan el Mary-robot que está atado a un poste y quemado como una bruja, en medio de los gritos de Freder, apenas retenidos por la multitud sedienta de venganza, que él cree que es su amada; de sangre, sin embargo, no fluye, ya que la externalidad de María se “disuelve”, el metal brillante del robot permanece entre el asombro y el susto de los verdugos.

La verdadera María es capturada una vez más por Rotwang, que intenta matarla por temor a que los trabajadores descubran su plan y lo maten a su vez. María logra liberarse, pero él la persigue hasta la terraza de la catedral gótica. Freder los sigue y se arroja contra el inventor para salvar a Maria, quien es llevada por Rotwang sobre el techo inclinado. Mientras tanto, Joh llega a la plaza y asiste a toda la escena, con el temor de que el hijo pueda ser arrojado al suelo por el inventor; Afortunadamente, Freder se las arregla para conseguirlo y para morir es Rotwang, quien cae de la catedral. La secuencia final marca el acuerdo entre los trabajadores y el maestro que se produjo a través de Freder, el mediador profetizado por María, quien finalmente llegó para traer la paz y la armonía entre los pueblos.

El final de la película, escrito por Thea von Harbou , fue repudiado posteriormente por Lang. El escrito por Lang habría visto a los dos amantes comenzar en un cohete , mientras que la ciudad fue destruida por los trastornos de la rebelión. [3]

Producción

La inspiración para Metropolis proviene de una experiencia personal de Lang. Mientras venía a los Estados Unidos el primero de I Nibelungen , Lang quedó impresionado e impresionado por la vista nocturna de Nueva York y su horizonte . [4] La producción contrató a la tripulación durante diecinueve meses: trescientos diez días de filmación y sesenta noches fueron necesarios para producir 600,000 metros de película . Erich Pommer y la productora UFA no prestaron atención a los costos de procesamiento, contratando 36,000 extras.

El proceso duró del 22 de mayo de 1925 al 30 de octubre de 1926 . Se cambiaron 620,000 metros de negativos, y empleados (según publicidad) 8 actores principales, 25,000 hombres, 11,000 mujeres, 1,100 calvos, 750 niños, 100 hombres de color, [5] 3,500 pares de zapatos especiales, 50 autos. La inversión excedió los 5 millones de marcos alemanes en ese momento. [5] Estos gastos no fueron cubiertos por los ingresos de la distribución, tanto que la UFA se declaró en bancarrota [5] : Alfred Hugenberg , editor y miembro del Partido Nazi , compró la casa de producción y la convirtió en partemáquina de propaganda del nazismo . [6]

Guión

El guión de Metropolis fue escrito por Fritz Lang y su esposa, Thea von Harbou , una actriz alemana. Se deriva de una novela escrita por Harbou con el único propósito de ser utilizada para una película, [6] una novela que salió en forma de serie en el periódico Das Illustrierte Blatt . [6]

Así que Harbou y Lang colaboraron en el guión derivado de la novela; varias partes originales y temas en la novela fueron eliminados de la trama, incluyendo la mayoría de las referencias a la magia y el ocultismo . [6] El guión fue reescrito repetidamente, y en un punto contenía un final donde Freder volaría a las estrellas; este elemento narrativo se convertirá más tarde en la base de otra película de Lang, Una mujer en la luna . [6]

Disparos

La película se construye como una ópera y se divide en tres partes: el Prólogo , que dura toda la primera mitad de la película, un corto Intermezzo y un Furioso , que marca las escenas finales.

Desde un punto de vista técnico, en 1927 Metrópolis era una película de vanguardia. [7] Se utilizaron técnicas de disparo increíbles para la época, [7] entre las cuales se destacaba la introducción del llamado efecto Schüfftan , llamado así por el fotógrafo Eugen Schüfftan , que permitió la creación de mundos virtuales a costos relativamente bajos. [8] Era una proyección de telones pintados, a través de un sistema de espejos inclinados a 45 grados; el espejo podría rayarse en una o más partes, de modo que el fondo apareciera solo en algunos puntos de la película, cuidando la profundidad de campo en detalle. En las partes restantes, podrías usar conjuntos y actores tradicionales en la carne, con un efecto extraordinario de la realidad. Esta técnica se usó, por ejemplo, para crear el enorme estadio Metropolis (efecto Schüfftan en la parte superior y verdaderos corredores en la parte inferior), la ciudad de los trabajadores, la torre de Babel o las vistas aéreas de Metrópolis.

En Metropolis también está la introducción en el cine de arte del primer paso , que es la filmación realizada para cuadros individuales. Dado que no existen técnicas de edición adecuadas, las escenas con múltiples exposiciones se realizaron directamente en el sitio, rebobinaron la película y la filmaron varias veces, en algunos casos incluso durante treinta pasadas. Esta técnica fue delicada, ya que un error habría comprometido todo el trabajo. Entre las escenas más complejas está la de los ojos abiertos y superpuestos en el burdel de Yoshiwara, que representa la lujuria de los hombres atraídos por la exhibición de la falsa María.

Esencial en la cinematografía de Lang es la composición del marco, que crea un verdadero universo visionario sin obstaculizar la narración de la historia. Lang fue realmente un maestro en lograr un equilibrio perfecto entre la historia narrada, que fluye clara y fuerte, y el uso de efectos especiales llenos de imágenes abrumadoras y simbólicas. [9]

El director de fotografía Günther Rittau , que volverá a trabajar con Lang para Una donna nella luna , se ocupó de los efectos visuales de la escena en la que se crea la “Máquina del Hombre”. [10]

Distribución

La película se proyectó por primera vez el 10 de enero de 1927 en el Ufa-Palast am Zoo de Berlín . [11]

Versiones

La versión original de la película, que duró más de dos horas, se perdió [12] durante la Segunda Guerra Mundial . Hay varias versiones de la película, que difieren en duración y ensamblaje. [13] Lang editó una primera versión en 1927, que se acortó en más de treinta minutos. [13] Se lanzaron versiones posteriores. Una primera versión restaurada es la de Enno Patalas , operado en 1984 para la Cineteca di Monaco , de 147 minutos. [13] [14]

También hay una versión de la película en color de 87 minutos, duplicada y con una banda sonora de rock , realizada en 1984 por el músico Giorgio Moroder y titulada Giorgio Moroder presenta Metrópolis , [14] [15] [16] y otra doble y equipada con banda sonora de Philip Glass . [14] En 2000, Jeff Mills , uno de los mayores exponentes de la escena techno mundial, también compuso su propia banda sonora para la película.

Una versión restaurada fue publicada en 2001 para el mercado de video casero. [14]

El 2 de julio de 2008, se encontró un carrete en Buenos Aires con un coleccionista privado [17] en el que el 95% del material faltante en otro lugar estaba presente, ya que se perdió durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho, se creía que la Metropolis original sobrevivió solo tres cuartas partes de las versiones negativas [18] y algunas copias de períodos de versiones reducidas. Las escenas encontradas fueron detenidas por la Fundación Friedrich Wilhelm Murnau en Alemania , [1] que las reincorporó a la película presentando la película completa con la orquestación en vivo en el 60º Festival Internacional de Cine de Berlín el 12 de febrero.2010 . En Italia, esta versión, la más completa con sus 148 minutos, fue lanzada en DVD y Blu-Ray el 23 de febrero de 2011 , distribuida por Medusa . [19] En marzo de 2015, comisariada por la Filmoteca de Bolonia , la película se proyectó en 70 cines italianos y se distribuyó una caja con dos DVD y un libro (en el segundo DVD dos documentales sobre el descubrimiento de 25 minutos en Argentina) la película se considera perdida y la restauración tuvo lugar en Alemania). [20]

Recepción y crítica

La película no tuvo mucho éxito en Europa (que resultó ser un gran fracaso en la salida), pero en los Estados Unidos, en el Rialto de Nueva York , más de 10.000 personas estuvieron presentes en el estreno nacional. [21]

A pesar de la reputación de la obra maestra obtenida en los años siguientes, Metrópolis fue fuertemente criticada por algunos en el período de su lanzamiento. El crítico del New York Times Mordaunt Hall lo llamó “una maravilla técnica con pies de arcilla [22] ” (“una maravilla tecnológica con pies de arcilla”), HG Wells lo llamó “la película más tonta [21] ” (“la tonto de la película “), mientras que Luis Buñuel lo llamó” retórico, banal, lleno de romanticismo obsoleto [13] “.

Adolf Hitler amaba a Metropolis y lo consideró una de sus películas favoritas, [5] [13] como otras obras de Lang.

Fantafilm escribe que “el optimista, ingenuo y desconcertante moral que el amor todo, no disminuye el valor de Metropolis : la idea de la película probablemente no se debe buscar en un mensaje político deseado, como en una representación más universal lucha entre el bien y el mal, el progreso científico y el oscurantismo “. [12]

El valor cultural y técnico de la película le llevó a ser la primera película inscrita en el Registro Memoria del Mundo , [5] una de ‘proyecto de la UNESCO creó en 1992 para proteger las obras documentales más importantes de la humanidad.

Adaptación de televisión

En diciembre de 2016, Sam Esmail ( Mr. Robot ) anunció que adaptará la película en una miniserie. [23]

Influencia cultural

La película es el primer modelo para toda la cinematografía de ciencia ficción y con el tiempo ha habido muchas citas y tributos, especialmente en los tiempos contemporáneos:

  • entre muchas famosas películas de ciencia ficción que cite o se inspiró en esta película es una reminiscencia de Blade Runner [24] , Terminator [24] , Brasil [24] , la vida futura [25] , Star Wars , [24] agente de Lemmy Caution: Misión Alphaville [25] El quinto elemento , RoboCop y Matrix [25] ;
  • dibujante japonés Osamu Tezuka creó en 1949 una manga titulado Metropolis , que tiene algunos puntos en común con la película de Lang, incluso si el mismo Tezuka dijo que la idea para el manga llegó a él después de ver una sola imagen de la película Hay una película animada japonesa de 2001 inspirada en el manga Tezuka, también llamado Metrópolis ;
  • Superman , el superhéroe de comics de DC Comics , vive en una gran ciudad llamada Metropolis;
  • canciones de la película también están contenidas en el video musical de Radio Ga Ga de la Reina y el amor mata por Freddie Mercury (la última canción, a su vez, presente en la banda sonora de la versión cinematográfica de Giorgio Moroder ), en el videoclip Haddaway vida , que se inspira en la escena en la que se realiza el clon mecánica de María, el video Madonna expresa usted mismo (1989), que incorpora los conjuntos de la película, en video clips Lotus Eaters le duele , que muestra varias escenas clave de la película y más recientemente también en los videos de Lady Gaga ;
  • según Il Mereghetti , George Lucas para la creación del droide C-3PO (o incluso D-3BO) de la trilogía de La guerra de las galaxias ha sido claramente inspirado por el robot de María en Metrópolis ; [26]
  • una versión de Disney, titulada Metopolis , firmada por Francesco Artibani y Paolo Mottura , se publica en Topolino n.3189 del 4 de enero de 2017.